Por SUSAN LARSEN Ph. D.
"Miro a este gigante pintoresco y lo quiero, y no me detengo ahí."
Walt Whitman
"Canto de mí mismo" (Stanza 13), 1855
 

El arte de Pérez Celis es maduro, profundamente humanista, vigente con las corrientes artísticas y políticas de nuestro tiempo y verdaderamente internacional, no solamente porque el artista vivió en muchos países y los comprendió profundamente. Su lenguaje artístico lleva consigo las estructuras visuales e intelectuales, los significados culturales, las pasiones y los ritmos internos de un mundo que abarca desde su Argentina natal hasta Bolivia, Perú y otras naciones de América del Sur y América Central, así como París, la capital artística de Europa, y los centros vitales de Norteamérica: Nueva York y Miami.

Verlo trabajar a Celis es comprender, casi por primera vez, qué poco generosa y vacilante es gran parte de la pintura contemporánea que se admira hoy en día. El arte de Celis afirma, abraza, grita y se ríe mientras rompe el tradicional y cortés silencio del museo y la galería de arte. La vida no es pálida, indecisa y estática. El arte de Celis es fiel a la fluidez y al fuego de la experiencia humana, especialmente la suya.
Por favor, pase a la página siguiente y descargue la nota completa.
 
Siguiente
Copyright 2002 ® -Todos los derechos reservados, Pérez Celis / Diseñado por Barnews Research Group