...e n c o n t r a r_l o s _O r í g e n e s

Por MARIA JOSE HERRERA,
Historiadora de Arte, Crítica, Curadora

Los comienzos


A mediados de la década del 50 en Buenos Aires, el panorama plástico se desenvuelve entre diversas versiones de la geometría posconcreta y la nueva influencia del Informalismo. A la ortodoxia de los artistas del Arte Concreto, la había sucedido una etapa de abstracción libre protagonizada por la llamada Asociación de Arte Nuevo propulsada por Aldo Pellegrini y Arden Quin. Poco después irrumpe el Informalismo, una tendencia opuesta tanto a la estética científica de los concretos como a otras poéticas tecnológicas que se gestaban de manera simultánea. Así, la pintura apuntaba a lo irracional y a la expresión de los aspectos matéricos de la pintura y sus implicancias existenciales. Esta tendencia abrió las puertas a prácticas no tradicionales, como la utilización de desechos y objetos, en su critica a las posibilidades de una existencia contemporánea ordenada y previsible.

(...) En un momento dado a varios de nosotros nos agrupó bajo la idea de vanguardia, una nota que salió en la revista "Lira" del año 1958, escrita por Rafael Squirru. El estaba formando el Museo de Arte Moderno, y reunía a ciertas personalidades. Las llevaba al taller para que nos comprase una obra para donar al museo. Hubiera sido más fácil para él, -como hicieron posteriormente otros directores- pedirle directamente la obra al artista... sobre todo, a los jóvenes. Pero Squirru estaba armando el museo y a la vez ayudando al desarrollo del artista. Creo que en esos años 50, dos puntos clave fueron: por un lado, la creación del museo que generó a muchos de los que después quedaron en la historia del arte argentino, y por la otra, "Ver y Estimar". Esto no siempre se señala, no obstante haber sido los verdaderos antecedentes del Di Tella. Pero en si, mi generación era un conjunto en el que cada uno aportaba cosas totalmente diferentes. (...)

Luego de la Revolución Libertadora de 1955, distintas estrategias del desarrollismo económico tendieron a la modernización de la industria y las condiciones de vida en general. La cultura no fue ajena a esta tendencia. Ya en 1956 se fundaba en Buenos Aires el Museo de Arte Moderno. (Por favor pase a la Parte 2)

Arriba
Inicio
Siguiente
Copyright 2002 ® -Todos los derechos reservados, Pérez Celis / Diseñado por Barnews Research Group