...e n c o n t r a r_l o s _O r í g e n e s


Del pasado existencial a la raiz cultural

"Pérez Celis es un hombre nuevo", un "intranauta" señaló el poeta, amigo y futuro colaborador, Fernando Demaría, en el prólogo a su exposición en Rubbers (1961). "Pertenece a la avanzada de los que salimos del pantano y por recién salidos de ese mundo ameboidal llevamos la subconciencia de nuestro ser colectivo poblado de formas inorgánicas con sabor antidiluviano"

Bajo estas ideas, se prepara en 1962, con los auspicios del Museo de Arte Moderno, la exposición El hombre antes del Hombre. Exposición de cosas, donde Pérez Celis participa junto a Marta Minujin, Rubén Santantonín, Aldo Paparella, Kenneth Kemble, entre otros. La exposición fue una reunión de distintas tendencias objetualistas ligadas al Informalismo y la Neofiguración.

Si el arte como entendía entonces Pérez Celis dependía en gran medida de la emanación de imágenes del inconsciente, cuando llega a Lima, no iba a buscar, sino a encontrar.(3)

(...) "Yo procuraba no ver nada concretamente americano -señala- que se superpusiera a mi propia imagen de América. Entonces para tener una imagen directa, fui al Perú en 1963". (...)

Instalado en la capital peruana por casi dos años, expuso en el Instituto de Arte Contemporáneo de Lima, equivalente andino al moderno Instituto Di Tella. Se relacionó con otros artistas de su generación que, como Fernando de Szyszlo, entroncaban lo antiguo con lo nuevo como evidencia de identidad regional.

Arriba
Inicio
Siguiente
Copyright 2002 ® -Todos los derechos reservados, Pérez Celis / Diseñado por Barnews Research Group